No somos nuestros pensamientos

Parte de nuestra práctica consiste en darnos cuenta que nosotros NO somos nuestros pensamientos. Nuestros pensamientos/ cogniciones son muchas veces (sino todas) consecuencia de ocurrencias de nuestra mente. Ajenas a proceso voluntario. Si bien estos pensamientos/cogniciones/creencias/ocurrencias forman parte nuestra no definen al sujeto. Esto es fundamental y debe ser tenido en cuenta a cada momento. Observar los pensamientos sin aferrarnos ni rechazarlos. No confundir la sombra (ocurrencias) con el arbol (nuestra verdadera naturaleza).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *